Sobre la (in)justicia

26 octubre, 2015 § 5 comentarios

7b655bd4546191bbb945c33a4193b1b5

Estábamos comiendo. En las noticias, una tras otra, una cadena de desgracias inagotable nos acompañaba. Seres humanos que escapan de las bombas muriéndose de frío a las puertas de un país europeo cualquiera. Políticos enriqueciéndose a costa de los ciudadanos por los que trabajan. 12.500 euros al mes, dijo alguien. Niños abandonados en contenedores de basura. Padres sometidos a juicio por (presuntamene) haberse querido liberar de una niña que les sobraba. Y así durante 30 interminables minutos.

De repente, mi padre interrumpe el carrousel de malas noticias y dice:

Yo es que, la verdad, me siento como un simple espectador. Tengo la sensación de que la historia pasa ante mis ojos pero que yo no formo parte de ella.

Touché. Ya somos dos, le dije. Sin duda. La mayor parte del tiempo miro a mi alrededor y pienso: “No entiendo nada“. A veces me desespero, otras me enfado, y otras (lo confieso) simplemente miro para otro lado. Demasiadas preguntas sin respuesta. Por lo menos ninguna que sea mínimamente satisfactoria.

¿Por qué a estas alturas hay que seguir explicando que torturar a un animal no es divertido ni debería ser una profesión y mucho menos una fiesta?

¿Por qué hay gente que sigue considerando que se puede legislar teniendo en cuenta creencias religiosas?

¿Por qué se cierran las fronteras a personas que necesitan ayuda?

¿Por qué seguimos aceptando un sistema económico y social que fomenta la desigualdad?

¿Por qué narices sigue habiendo gente que no entiende que dos personas del mismo sexo se pueden amar y querer formar una familia?

¿Por qué hay gente que sigue dando su voto a ladrones sistemáticos? ¿Les gusta que les roben?

Y aquí me detengo, pues no quiero ponerme de mal humor. Entiendo que cada persona es un mundo, que dependiendo de nuestra educación y vivencias vemos el mundo de una manera u otra, que hay muchos intereses ocultos, que el ser humano se corrompe con mucha facilidad, todo esto ya lo sé. Pero yo sigo sin entender nada.

Yo, que como ya sabéis soy muy fan del libro “Tus Zonas Erróneas”, me acuerdo a menudo del capítulo dedicado a la injusticia:

La justicia no existe, nunca ha existido y jamás existirá, simplemente el mundo no ha sido organizado de esa manera. Los gorriones comen gusanos, eso no es justo para los gusanos, las arañas comen moscas, los jaguares matan coyotes, los coyotes matan tejones, los tejones matan ratones, los ratones matan insectos, etc….no tienes más que observar la naturaleza para darte cuenta de que no hay justicia en este mundo, los tornados, las inundaciones, los maremotos, las sequías, este asunto de la justicia es un concepto mitológico, el mundo y la gente que vive en él son injustos todos los días.
Tú puedes escoger ser feliz o ser desgraciado. La vida es así y siempre habrá injusticias, la justicia es un mero concepto casi imposible de aplicar, en especial en lo que se refiere a tus propias opciones de realización y felicidad personales.
Este tema se convierte en zona errónea cuando te castigas a ti mismo con una emoción negativa al no poder ver la justicia que exiges, en este caso el comportamiento autofrustrante no es la exigencia de justicia, sino la inmovilización que puede generar esa realidad sin justicia.
Nuestra cultura promete justicia, los políticos se refieren a ella en todos sus discursos: “necesitamos igualdad y justicia para todos”. Sin embargo día tras día, mas aún, siglo tras siglo, la falta de justicia continúa, pobreza, guerras, pestes, crímenes, etc.. siguen sucediendo generación tras generación.

La injusticia es una constante en la vida
, pero puedes decidirte a luchar contra esa injusticia y a negarte a quedar inmovilizado emocionalmente por ello, puedes trabajar para ayudar a extirpar la injusticia y puedes decidir que no te dejarás vencer psicológicamente por ella.
Algunas personas trabajan menos y ganan más dinero, otras personas mejoran sus posiciones por favoritismos mientras que tú eres más hábil y eficiente, tu esposo/a y tus niños seguirán haciendo las cosas de una manera diferente a la tuya, pero si te enfocas a ti mismo en vez de compararte con los demás, te darás cuenta de que no vale la pena molestarte por la falta de equidad y justicia.

Aceptar que el mundo no es justo. Dejar de pretender que los demás piensen como yo. Es más, dejar de creer que mi forma de pensar es la correcta, la única válida. Pasar a la acción para ayudar más allá del cabreo momentáneo, poner mi granito de arena para ayudar en lo que yo sienta que debo ayudar.

Todo esto me parece muy razonable, y muy bueno para mi salud mental. ¡Pero qué difícil es interiorizarlo y hacerlo de verdad!

Sigo en el camino…

Anuncios

Etiquetado:,

§ 5 respuestas a Sobre la (in)justicia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Sobre la (in)justicia en yoantesescribia.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: