De madres e hijos

7 diciembre, 2014 § 3 comentarios

Encontrado en shailynnphotography.blogspot.com

Encontrado en shailynnphotography.blogspot.com

El otro día fui testigo de una escena que me dejó pensando durante un buen rato, por lo inusual que me resultó.

Estaba en un centro comercial recorriendo pasillos entre estanterías de libros. Había poca gente, y casi nada de ruido, por lo que la risa de aquella niña resonó fuerte y me sacó por completo de mi ensimismamiento. Me volví y allí estaba, una pequeña de apenas un año de edad acababa de tirar un par de libros al suelo y, con gesto divertido, se lo enseñaba a su madre entre risas.

Me detuve a mirarlas, aguardando la reacción de la chica. Esperaba una pequeña regañina, entre miradas de soslayo por si alguien las había visto, e incluso que se fuera avergonzada. Pero no. Aquella joven soltó una risotada tan hermosa y espontánea como la de de su hija, y, entre bromas, recogió los libros y entre las dos las volvieron a colocar en su sitio. Siguieron dándose arrumacos y riéndose durante un buen rato, en un momento de complicidad tan bonito que me quedé embelesada mirándolas.

Me pareció precioso.

Y es que estoy muy poco acostumbrada a ver adultos compartiendo momentos con sus hijos de verdad, poniéndose en su lugar, olvidándose de las normas, de la seriedad, y permitiéndose divertirse.

En sí mismo, que un niño tire un libo al suelo no es malo. Para nada. En cualquier caso, es algo normal. Para un cuerpecito pequeño, sostener algo que pesa es complicado y es lógico que de vez en cuando se les escurra entre los dedos. La risa de esa niña indicaba, aunque yo en un principio no supe verlo, que en su casa no la regañan por cosas así. Que le permiten ser niña y no le exigen comportarse como lo que no es. Que pueden caérsele cosas al suelo en una tienda y no por ello merece ser regañada.

Captura de pantalla 2014-12-07 a la(s) 20.28.12

Me parece realmente triste cuando voy por la calle y veo escenas entre padres e hijos llenas de amargura y malas caras. Ver a adultos olvidando por completo que alguna vez fueron niños, incapaces de comprender que para ellos todo es nuevo y tienen todo el derecho del mundo a equivocarse se me antoja muy injusto.

Quiero que quede claro que no digo que sea fácil. Tampoco que no sea normal perder los nervios a veces. Pero me gustaría mucho, la verdad, ver más escenas como la de esa niña y esa madre en el centro comercial, desprendiendo amor y camaradería, afianzando su relación, sintiéndose seguras la una con la otra.

Sin duda esa madre tendrá oportunidad de explicarle a su hija que es necesario tener cuidado con las cosas que hay en las tiendas. Estoy convencida de que esta niña, cuando sea mayor, no irá por ahí tirando libros de las estanterías porque ese día su madre no la regañó. Pero, de verdad, no creo que hubiera sido apropiado enfadarse con ella ese día. Cada cosa, a su momento.

Por mi parte, me alegraron el día. Me sentí muy feliz por las dos, por tenerse la una a la otra, y espero que les esperen muchos momentos felices en el futuro. Sin duda, conocen el secreto para conseguirlo…

Anuncios

Etiquetado:,

§ 3 respuestas a De madres e hijos

  • Ufff, este es un tema controvertido y delicado para mí… entiendo tu mensaje pero creo que en ocasiones se abusa de ese argumento… Trabajo en una biblioteca pública y tengo muchas ocasiones de comprobar cómo se comportan los padres con sus hijos. Desde el padre/madre que aparca al niño en la sala mientras lee el periódico hasta el que pasa todo el rato con él contándole cuentos. Y sí, pasando por esos padres “indulgentes” que mencionas. Yo soy partidaria de poner límites y decir No porque creo que hay que preparar los niños para la vida real. Y la vida real no es ni cómplice ni indulgente. Algunos piensan que decir NO es ser malo con el niño, yo creo que es lo mejor que se puede hacer. En fin… tema polémico!

    Me gusta

    • Hola linda!

      La verdad es que si, es un tema complicado, y además yo he generalizado bastante, pero estoy de acuerdo contigo con algunas cosas, como que decir no a un niño no es ser malo con él.
      Supongo que, como en todo, lo bueno está en el punto medio 🙂

      Le gusta a 1 persona

  • Hola!!
    Mira te voy a contar algo para que te rías de mí que viene al caso de eso no olvidarse de ser niño…
    Ahora vivo en un piso donde antes vivía mi hermana (cosa de mudanzas, familia y demás), el caso es que mi hermana ha dejado en el cuarto de baño una colección de patitos de goma, habrá como unos 20.
    El otro día me estaba dando un baño, porque me había calado por la lluvia y quería entrar en calor… y miraba los patos… y ellos me miraban a mí… y nos miramos los dos… y no pude evitarlo!!
    Al final metí tooooodos los patos en la bañera y me dediqué a hacer guerras.
    Soy un caso a estudiar, lo sé.
    Besos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo De madres e hijos en yoantesescribia.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: