Experimentando

21 octubre, 2014 § 3 comentarios

Rain por Vlad Chorniy

Rain por Vlad Chorniy

¡Uf! Los últimos dos días han sido de locura en mi cabeza. El domingo por la noche mi vida volvió a tomar un nuevo rumbo y llevo desde entonces inmersa en una de esas resacas emocionales que cuestan de pasar. 

Se trataba de una decisión que había que tomar, y que llevaba cocinándose a fuego lento des del final del verano, así que no puedo decir que haya sido una sorpresa. Era algo necesario, que había que hacer, pero ya sabemos que no es fácil embarcarse en algo nuevo a pesar de que sea lo mejor que se pueda hacer.

Ahora toca organizarse, planificar, y resolver los cabos sueltos que puedan quedar en el proceso. Todo ello, sin dar un paso atrás. La decisión está tomada.

La semana pasada me propuse un (otro) reto. En el artículo Caer en los mismos errores, decidí anotar, durante toda la semana, cuales eran mis sensaciones cada vez que voy a decir algo ante una actitud o conversación que no me guste.

En primer lugar, he de decir que el simple echo de estar más atenta, ha evitado, en la mayoría de las casos, que dijera algo inapropiado y me dejara llevar por el primer impulso. Esto ya ha sido algo positivo en sí mismo, por supuesto. He descubierto que, pasado el primer momento, lo que me parecía ofensivo ya no lo era tanto, o era consciente de que estaba teniendo una reacción basada en mis propios temores y patrones negativos de conducta.

En las ocasiones que no pude reprimirme, detecté que lo hice movida por:

– Pretender un cambio de opinión en la otra persona

– Generar un sentimiento de culpa

– Insinuar algo en lugar de decirlo claramente

– Hacer una crítica

– Hacerme la víctima para conseguir afecto

Cada una de estas cosas sucedió en una sola ocasión, excepto lo de generar un sentimiento de culpa, que lo hice dos veces. El día en que más veces me dejé llevar fue el domingo. El lunes también tuve algún desliz, y hasta el viernes no volví a permitir que mi lengua se soltara demasiado rápido.

Todas las veces, detecté que era por miedo al rechazo, por un sentimiento de inferioridad y por pensar más allá y presuponer qué estaba diciéndome la otra persona en lugar de simplemente, escuchar sus palabras y no ir más allá.

Suicida Sentimental  por Carmen Moreno

Suicida Sentimental por Carmen Moreno

Lo cierto es que ha sido un ejercicio muy interesante. He observado que mis creencias sobre el rechazo y el abandono me lleva a leer entre líneas y  buscar señales que me indiquen que estoy en lo cierto. También me comparo a menudo y mi primer impulso cuando eso sucede es adoptar el papel de víctima para generar lástima.

Pero lo más importante de todo, es que he experimentado lo que pasa cuando soy consciente de ello y me doy un momento antes de actuar. Poco a poco, las sensaciones desagradables (a veces dolor en la barriga, otras un nudo en la garganta, otras el corazón acelerado) van disminuyendo en intensidad hasta desaparecer. Es entonces cuando me doy cuenta de que estaba en un error y me alegro de haber esperado.

Por supuesto, esto también me sirve para darme cuenta de si realmente tengo razón en molestarme. Si es así, el tiempo que me he tomado en ser consciente de ello me permite no hablar en caliente y decidir (si es necesario comentarlo con la otra persona) cuando es el mejor momento y emplear el tono adecuado para ello.

Pienso seguir con ese ejercicio un tiempo más. Quiero que se convierta en un hábito para mi, porque se que de esa manera, poco a poco, mi percepción respecto a los demás será más ajustada a la realidad, y  mis creencias irán cambiando.

Puede que estos días, en los que estoy más dispersa por ese cambio inminente, tenga que hacer un esfuerzo mayor. Pero, como se suele decir en estos casos, nadie dijo que fuera fácil, ¿Verdad?

¡Sigo caminando!

19355d9a2145e5777d70ebf5016f2132

Anuncios

Etiquetado:, ,

§ 3 respuestas a Experimentando

  • Javi-k dice:

    La de quebraderos de cabeza que da el miedo al rechazo y al abandono. Complicamos muchas veces las cosas innecesariamente por culpa de esos pequeños miedos que nos acompañan a lo largo del día.

    ¡Mucho ánimo!

    Feliz martes.

    Me gusta

  • Jesús C. dice:

    You´ll Never Walk Alone. Es lo primero que me ha venido a la cabeza. Me encanta esa canción e inconscientemente he pensado que se ajusta tremendamente a este post y a todo lo que escribes.
    Espero que si la escuchas te transmita la mitad de sentimientos y sensaciones de los que me transmite a mi.
    Un beso enorme, de esos largos tipo “abuela”.
    No dejes de escribir. (de rodillas te lo pido!)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Experimentando en yoantesescribia.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: